EL CASTAÑAR DE EL TIEMBLO

CASTAÑAR DE EL TIEMBLO
CASTAÑAR DE EL TIEMBLO

 Este fantástico castañar está situado en la localidad abulense de El Tiemblo.

 Si acudimos un día de diario en otoño, y caminamos en silencio y reposadamente podremos admirar la belleza y el  encanto de  este bosque de cuento. Enormes castaños nos proporcionan un ambiente sombrío y húmedo que nos harán  recordar relatos  de infancia.

 El primer tramo asciende suavemente bordeado de ejemplares jóvenes de castaños. Al llegar a una bifurcación del  camino,  bien marcada por el tocón de un enorme y viejo ejemplar de castaño, tomaremos el sendero de la derecha.  Poco a poco  aparecerán viejos castaños de troncos rugosos y retorcidos, huecos y llenos de musgos y líquenes. Llegaremos a una explanada  donde podremos disfrutar de un descanso en el refugio y admirar los magníficos y enormes castaños que lo rodean.
A poca distancia se halla el castaño más longevo del parque, El Abuelo, de silueta sugerente, cuentan que en el interior se resguardaban pastores y ganado cuando había tormenta. Es el ejemplar más admirado, mimado y fotografiado del bosque. También el más frágil, por eso es el que más se cuida.
El resto del camino hay que recorrerlo sin guía…descubrirlo…degustarlo…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 “Legends of the North” de Chronicles III por Mattias Westlund. 

ESPAÑA OCULTA EL CASTAÑAR DE EL TIEMBLO

frame Castañar de El Tiemblo

En esta ocasión, nos trasladamos al fantástico castañar situado en la localidad abulense de El Tiemblo. A unos 6 kilómetros circulando por una pista forestal en buen estado nos adentramos en la ladera de la garganta de la Yedra. Poco a poco los pinos van dejando paso a castaños y robles. Dejando el vehículo en el aparcamiento de la zona recreativa de el Regajo, iniciamos a pie una ruta circular de unos 4 kilómetros apta para todas la edades.
Si acudimos un día de diario en otoño, y caminamos en silencio y reposadamente podremos admirar la belleza y el encanto de este bosque de cuento. Enormes castaños nos proporcionan un ambiente sombrío y húmedo que nos harán recordar cuentos de infancia.
El primer tramo asciende suavemente bordeado de ejemplares jóvenes de castaños. Al llegar a una bifurcación del camino, bien marcada por el tocón de un enorme y viejo ejemplar de castaño, tomaremos el sendero de la derecha. Poco a poco aparecerán viejos castaños de troncos rugosos y retorcidos, huecos y llenos de musgos y líquenes. Llegaremos a una explanada donde podremos disfrutar de un descanso en el refugio y admirar los magníficos y enormes castaños lo rodean.
A poca distancia se halla el castaño más longevo del parque, El Abuelo, de silueta sugerente, cuentan que en el interior se resguardaban pastores y ganado cuando había tormenta. Es el ejemplar más admirado, mimado y fotografiado del bosque. También el más frágil, por eso es el que más se cuida.
El resto del camino hay que recorrerlo sin guía…descubrirlo…degustarlo…
Una sola recomendación: que lo único que te lleves sean recuerdos y fotografías y lo único que dejes sean las huellas de tus botas.

ESPAÑA OCULTA HAYEDO DE TEJERA NEGRA

En esta cuarta entrega de España Oculta nos acercamos al Parque Natural de Tejera Negra, en Guadalajara. En ésta época de otoño se muestra en todo su esplendor, donde la gama cromática estalla en la retina del viajero.
El camino que recorremos es la Senda de Carretas. Una ruta circular de unos 6 kilómetros para realizar a pie, apta para todos los públicos. Durante el recorrido, y si guardamos silencio, disfrutaremos de petirrojos, mirlos y lavanderas revoloteando y parloteando junto al río Lillas. El verde de los pinos silvestres y tejos se mezcla con el ocre y amarillo de los robles melojos a punto de perder su hoja regalándonos una paleta de colores que nos hipnotizará durante un rato.
Siguiendo los hitos que marcan el recorrido ascenderemos por un ladera siguiendo los restos de una calzada empedrada, que hace mucho transitaban las carretas de bueyes cargadas con el carbón vegetal elaborado con los troncos de las hayas.
Al final de la ascensión, acompañados de olmos, robles. abedules, brezos, codeso o hiniestas, llegaremos al mirador de la Pradera de Mata Redonda, donde podemos descansar, almorzar y disfrutar de la vista deslumbrante de la sierra que rodea el Parque.
La tercera parte del recorrido transcurre por un bosquete de hayas que ha sobrevivido a la tala para leña y al desbroce para pastos. El caminar pausado y atento nos permitirá ver setas de vivos colores, aves como los carboneros y herrerillos. Con mucha suerte y paciencia quizá nos regalen una vista un corzo, un lirón o un gato montés. Y quién sabe si en este paisaje de cuento de hadas nos sorprenda un duende…
Y recordad… que lo único que os llevéis de éste lugar sean fotos y excelentes recuerdos y lo único que dejéis sean las huellas de vuestras botas…

HAYEDO DE TEJERA NEGRA

HAYEDO DE TEJERA NEGRA
HAYEDO DE TEJERA NEGRA
La propuesta de ésta semana nos lleva al Parque Natural de Tejera Negra, en Guadalajara. En ésta época de otoño se muestra en todo su esplendor, donde la gama cromática estalla en la retina del viajero.
El camino que recorremos es la Senda de Carretas. Una ruta circular de unos 6 kilómetros para realizar a pie, apta para todos los públicos. Durante el recorrido, y si guardamos silencio, disfrutaremos de petirrojos, mirlos y lavanderas revoloteando y parloteando junto al río Lillas. El verde de los pinos silvestres y tejos se mezcla con el ocre y amarillo de los robles melojos a punto de perder su hoja regalándonos una paleta de colores que nos hipnotizará durante un rato.
Siguiendo los hitos que marcan el recorrido ascenderemos por un ladera siguiendo los restos de una calzada empedrada, que hace mucho transitaban las carretas de bueyes cargadas con el carbón vegetal elaborado con los troncos de las hayas.
Al final de la ascensión, acompañados de olmos, robles. abedules, brezos, codeso o hiniestas, llegaremos al mirador de la Pradera de Mata Redonda, donde podemos descansar, almorzar y disfrutar de la vista deslumbrante de la sierra que rodea el Parque.
La tercera parte del recorrido transcurre por un bosquete de hayas que ha sobrevivido a la tala para leña y al desbroce para pastos. El caminar pausado y atento nos permitirá ver setas de vivos colores, aves como los carboneros y herrerillos. Con mucha suerte y paciencia quizá nos regalen una vista un corzo, un lirón o un gato montés. Y quién sabe si en este paisaje de cuento de hadas nos sorprenda un duende…
Y recordad… que lo único que os llevéis de éste lugar sean fotos y excelentes recuerdos y lo único que dejéis sean las huellas de vuestras botas…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Over the Northern Mountains” de Chronicles III por Mattias Westlund.

PLATO ESTRELLA CASA PARRONDO

En esta ocasión nos acercamos a un restaurante genuino, con solera, especialista en comida tradicional asturiana, cocinada con esmero por Nicolás Parrondo, su propietario. El lugar no es otro que Casa Parrondo. Un restaurante conocido internacionalmente gracias a la multitud de turistas que acuden a degustar su variada carta cuando visitan Madrid.

TEMPLARIOS EN SAN MARTÍN DE MONTALBÁN

CASTILLO TEMPLARIO DE MONTALBAN
CASTILLO TEMPLARIO DE MONTALBAN
En el suroeste de la provincia de Toledo, cerca de los Montes de Toledo y el Parque Nacional de Cabañeros, se encuentra San Martín de Montalbán. Una localidad manchega de sabor añejo. En sus tierras encontraron acomodo los romanos, luego los visigodos y los árabes. Cruce de caminos, fue codiciada por nobles y reyes y protegida largo tiempo por los Caballeros del Temple.
Entre sus numerosos lugares de interés os mostramos una pincelada, sólo. El resto debéis descubrirlo in situ vosotros mismos. Merece la pena.
Cruzaremos el río Torcón bajo la sombra del Puente Romano de la Canasta. Explorar los restos del Castillo de Montalbán nos trasladará a una época de leyenda. Y para terminar cargar energía entre la pétrea mole de los muros de la Ermita de Santa María de Melque.
Si aún queréis más, hay más. Acercaos a la villa de San Martín y preguntad. Y descubrid.
El recorrido de hoy transcurre entre rocas de río, dehesas y encinas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 “East Meets West” de Chronicles II por Mattias Westlund.